vicisitudes de las comunidades 2.0 (flickr + myspace)

Pertenecer tiene sus privilegios… decía el slogan de una tarjeta de crédito.

¿Para qué se envían trabajos (imágenes, textos, música) a los grupos 2.0?

a) Para que otra gente los vea y comente
b) Para que estén, pertenezcan y se relacionen

Una vez pasado cierto tiempo, cuando la foto desciende inexorablemente a las profundidades del pool en cuestión, ¿qué sentido tiene dejarlas allí, si ya “nadie” las verá?

En las comunidades 2.0, como en otras comunidades, lo que subyace no es otra cosa que el masaje del alma, una caricia icónica que descontractura por un instante el músculo férreo del sopor cotidiano.

Pero ¿qué sucede cuando ese momento fortuito se torna vacuo? Cuando el comentario llega desprovisto de cualquier reflexión y hecho trámite (a wow-wow comment)? Quizás ésta sea la razón de ser de los grupos de intercambio efímero de favores.

Aunque no nos gusten estas imágenes, aunque poco tengamos que ver con ellas, aunque resulte extraño inferir algún tipo de cohesión entre este flujo desaforado de estímulos jotapegianos, enviamos nuestra imagen para garantizar(nos) que no pasará inadvertida. Más tarde o más temprano, alguien dejará caer algo, aunque más no sea un horrible y desmesurado gif que, de alguna rebuscada manera, certifique la valía de nuestro trabajo.

Por otro lado, siempre se puede pensar en:

a) muchos pero vacuos
b) pocos pero afortunados

El ansia exitista y la inmediatez que propician las comunidades 2.0 pronto se vuelve incluso más vacía, como en el caso de MySpace, cuando el frágil vínculo que oficiaba de esporádico puente entre dos contactos se torna líquido.

¿A quién hacemos nuestro amigo? ¿Para qué queremos tener amigos en este contexto? ¿Puede una empresa o alguien interesado en promocionar su producto ser un amigo? ¿Qué le digo a estos amigos que no conozco y que compulsivamente me saludan?

Está claro que siempre valdrá la pena participar de estas experiencias para dar con un puñado de personas que por alguna razón nos interesen, con las que siempre cabrá la posibilidad, dentro o fuera, de realizar nuevos proyectos.

Ahora…¡Cuánto esfuerzo! ¡Y tan poco tiempo!

La rentabilidad acecha y como en todo trueque que se precie, terminamos pagando (¿un precio? ¿un valor?).

Desde los grupos de Flickr de Y SIN EMBARGO y alrededor de la figura del rizoma, la intención es conformar un grupo activo e inquieto, de trabajos interesantes, lo suficientemente grande como para que valga la pena enviar allí lo que sea, con el juego de los premios como excusa y la imaginación por bandera.

(Texto de fp para Y SIN EMBARGO magazine)

2 pensamientos en “vicisitudes de las comunidades 2.0 (flickr + myspace)

  1. Genial Fer. Me encanta ese grupo. Hay cosas mas que interesantes e inconscientemente vinculadas.

    Muy bueno todo!

    Walrus_

  2. Contar con usté es de agradecer, Walrus_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *