hipotecas del alma, texto

Diría una presión controlada desde las alturas, sin altura ni guinchos traperos


Un aparentemente ligero pase desde la necesidad más que el capricho a la risa insinuada y, por su complejidad técnica, a la rabia


Un encargo, un bolo a pie cruzado, a chumba

cachopo a punto de provocar y ser herido en grietas que lo imitan sin filo


Desde luego aquí no hay premios porque no hay concursos


La selfierreferencialidad de manos que buscan dónde y que encuentran cómo, solo consigue adicionar una ración de porotos desbocados a la siesta de los faunos


Un y otro cross a la mandíbula destinado a aliviar las hipotecas del alma, a pesar de todo, y sin embargo…

Etiquetado , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *