curt @ flacso, antropologías para una perspectiva de derechos humanos

Curt, fernando prats

Curt
fernando prats

*

Publicada en la web de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Argentina) durante el mes de Noviembre 2010, ilustrando el artículo Antropologías para una perspectiva de Derechos Humanos, por Carlos Salamanca, docente de la Maestría en Antropología Social.

http://www.flacso.org.ar/actividad_vermas.php?id=1027

*

Los derechos de los pilagá del Bañado La Estrella (Provincia de Formosa)

“!Ese progreso no está saliendo muy caro!”. Con estas palabras Víctor, un hombre pilagá retomaba la discusión generada horas antes, durante la presentación del informe de Amnistía Internacional “Exigimos respeto”: los derechos de los pilagá del bañado La Estrella, el 24 de septiembre pasado en la ciudad de Formosa. “¿Son ustedes enemigos del progreso?”, había preguntado un periodista a César Salazar, líder de la comunidad pilagá de El Descanso en la que la organización internacional realizó la investigación para su informe.

Localizados en el pivote geográfico entre el bañado La Estrella y la región más productiva al este, los indígenas pilagá están confrontados hoy en día, a la realización de obras de infraestructura en lo que aún sigue siendo su territorio tradicional y elemento constituyente de su identidad y de su cultura. Defender la tierra, el agua y el monte es la forma en que hombres y mujeres defienden su identidad y su cultura, así como su existencia real y concreta. Según los testimonios presentados en el informe, los pilagá no son enemigos del “progreso”, se oponen si al tipo de progreso ajeno que los margina y empobrece. El informe se refiere a unas obras de infraestructura realizadas en la comunidad de El Descanso y en sus alrededores que inundaron definitivamente entre la mitad y un tercio de la comunidad.

¿Un desarrollo sin derechos?

Los habitantes de El Descanso no son los primeros indígenas damnificados por obras de infraestructura realizadas en la zona del bañado La Estrella [1] y en un contexto más amplio, en la zona del río Pilcomayo [2]. De acuerdo a las últimas actuaciones del gobierno formoseño, estos emprendimientos de desarrollo en los que no se reconocen ni se respetan los derechos de los pueblos indígenas, tampoco parecen ser los últimos.

Aumentar la superficie agrícola un 150%, y en un 100% la producción agrícola, el stock ganadero y el valor total de la producción son algunas de las metas trazadas en el Plan Formosa 2015 presentado recientemente por el gobierno provincial (p. 253). En el documento del Plan, los indígenas son referidos no como sujetos de derechos o protagonistas de cambio sino más bien como “problema”, en razón de los índices de NBI y de su “alta concentración de pobreza estructural” (37).

De las responsabilidades en el cumplimiento de los derechos

El Estado Nacional argentino es el responsable de garantizar que los proyectos de desarrollo se ajusten a los estándares establecidos por los instrumentos internacionales de derechos humanos suscritos por Argentina. Tanto el Estado nacional como las Instituciones Financieras Internacionales (BID, PNUD, Banco Mundial, entre otros), no pueden renunciar a la tarea de garantizar que los derechos de los pueblos indígenas son respetados durante el planeamiento y ejecución de los programas y proyectos que impulsan, promueven y financian.

No obstante, en nombre del federalismo, los derechos de los indígenas en la Provincia de Formosa parecen haber sido dejados a los designios del gobierno provincial. Además de los proyectos de “desarrollo”, medidas legislativas más recientes como la Ley 1471 (que afecta al dominio público del Estado Provincial el Bañado La Estrella), el Programa de Ordenamiento Territorial para los ambientes rurales (Ley provincial 1552) y las dilaciones en la aplicación de la Ley nacional de orden público 26.160 (de relevamiento de las tierras indígenas), demuestran que los derechos humanos de los indígenas en Formosa, en particular, los derechos territoriales y el derecho a la consulta libre, previa e informada, no son respetados.

Antropologías, “desarrollos” y derechos humanos

Uno de los pilares en los que se sustentan las violaciones de los derechos de los indígenas es el racismo en sus múltiples versiones contemporáneas. Desembarazada de su lastre fundacional del extrañamiento como condición de construcción de conocimiento, la antropología viene estableciendo fructíferos diálogos con otras áreas de las ciencias sociales y con escenarios propios de las sociedades “no-tradicionales”. Comprometida con la formulación de una idea de humanidad construida por las diferencias, la antropología es un escenario disciplinar propicio para establecer agendas de investigación que permitan que tales diferencias no se establezcan en el nivel de los derechos. Es desde ese umbral, el de la universalidad de los derechos y las especificidades de la experiencia social desde donde se reclama a la antropología una reflexión más activa. En este sentido, el Programa de Antropología Social y Política (FLACSO, sede Argentina) y Amnistía Internacional Argentina han firmado el 6 septiembre pasado un marco de cooperación que busca acercar las esferas académicas y el trabajo sobre violaciones de derechos humanos en el país.

Frente a la evidencia aportada por la antropología de que Occidente es tan sólo una más de las formas de realización de humanidad, una agenda investigativa posicionada en la tensión entre diversidades y derechos ofrecerá instrumentos conceptuales que permitan avanzar en la disolución de la diferencia cultural como coartada de la exclusión y en evitar que las poblaciones más vulnerables sean quienes asuman los mayores costos de la implementación de unos tipos de “desarrollo” que las margina y empobrece.

[1] Entre el inicio de las obras en 2003 y hasta su finalización en 2007, organizaciones indígenas y no indígenas y ONG realizaron, informes, denuncias y acciones administrativas en contra de las obras de infraestructura conocidas como Ruta 28 realizadas en la zona del bañado La Estrella.
[2] A modo de ejemplo, vale citar la importante inundación del río Pilcomayo causada por malos cálculos técnicos en la construcción de canales realizados por los gobiernos de Argentina y Paraguay a mediados de los años 90’ que perjudicó a varias comunidades tobas y wichí.

Etiquetado , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *